Consiste en mejorar el volumen de los labios, bien corrigiendo defectos o asimetrías o simplemente para aumentar su volumen y mejorar su aspecto estético. El médico estético explorará la forma y el volumen de los mismos y explicará qué resultados son factibles. Para obtener la máxima naturalidad, es importante mantener las proporciones entre labios propias de la etnia del paciente.
El tratamiento puede realizarse con diferentes productos: unos son temporales y otros semipermanentes, debiendo elegirse lo más conveniente para cada caso. Requiere anestesia local o tópica. En los días siguientes pueden aparecer pequeños hematomas e inflamaciones