Se implantan a nivel de la dermis para conseguir un efecto lifting sin cirugía y sin anestesia local.

Una vez implantados, estos hilos tensores producen un doble efecto lifting:
Sus efectos duran entre 1 y 2 años.
Es un procedimiento corto, de entre 30 y 60 minutos de duración.
Los hilos son invisibles a la vista e imperceptibles al tacto.
Sólo requieren crema anestésica. No producen alergias ni rechazo y se pueden aplicar a zonas faciales y corporales.
Están indicados para reafirmar zonas que presentan flacidez leve o moderada en cara interna de brazos, cara interna de muslos, glúteos, mamas  y abdomen.
Es un tratamiento idóneo para aquellos pacientes que quieren reafirmar la piel y eliminar la flacidez sin cirugía.