La depilación es una técnica cosmética que consiste en eliminar el vello de algunas partes del cuerpo. Hay dos tipos de ceras:

Cera caliente: es indispensable para depilar eficazmente el pelo muy fuerte, corto o normal, tanto de las piernas, axilas e ingles, como de cualquier otra zona del cuerpo.

Cera tibia: se trata de ceras no recuperables. Están envasadas en el mismo recicpiente de utilización y poseen la misma composición que las ceras calientes (resinas, aceites vegetales o minerales de bajo punto de fusión). La diferencia más importante es que la aplican como un roll-on sobre la piel a una temperatura menor que las ceras calientes.

La ventaja es que es rápida, higiénica y menos dolorosa.

Depilaciones IPL